Apocaleches V finalizado
Sign in to follow this  

Vida más allá de Blackshark y Battle of Britain... En 2008


Guest

 


En los últimos años, hemos vivido muy pocos momentos de gloria en cuanto a novedades relacionadas con el software de simulación. Sin embargo, también es cierto que hemos explotado el escaso material de una forma que ningún otro tipo de entretenimiento ha podido imitar. Si en una consola los juegos en general duran del orden de diez a treinta o cuarenta horas (a veces juegos de mucho éxito se acaban en 5-6 horas), los simuladores actuales, tanto en sus vertientes aérea, naval y terrestre, dan miles y miles de horas al aficionado. Se podría decir que son prácticamente inagotables, y el ejemplo está en los grupos de aficionados y los años que llevan disfrutando con, a veces, la dedicación a un solo simulador.Centrándonos en simulación militar, últimamente llenamos bastantes páginas de este portal perdido de Internet que nadie lee con noticias relacionadas con DCS: Blackshark de Eagle Dynamics y Storm of War: Battle of Britain, del afamado Oleg Maddox. Si bien otros simuladores también generan noticias, la novedad de estos dos productos y su avanzada tecnología llaman la atención de muchos aficionados. Ambos prometen ser productos revolucionarios en varios aspectos clave, y una muestra de ello es la gran cantidad de tiempo que está llevando desarrollarlos y ponerlos a punto. Pero ¿hay algo más a la vista? ¿Qué podemos esperar de otros productos, si es que se puede esperar algo todavía? ¿Y qué hay de lo que actualmente se vuela en los diferentes grupos de simulación? ¿Qué presente, y sobre todo, qué futuro pueden tener? Hagamos un repaso rápido pulsando en leer más. 

Más vale poco y bien, que mucho y mal.Lo bueno, si breve, dos veces bueno, dice el refrán. Si lo aplicamos a la simulación, tenemos que basarnos en él para reflexionar sobre lo que tenemos, que es poco, y lo que viene, que es menos. Menos, pero de una calidad pasmosa, sin duda. El marco de la simulación se estrecha en cantidad, pero se hace muy grande en calidad. Los últimos años han visto pasar cada vez menos productos por las tiendas, y han visto incrementada su calidad de forma notable. Los augurios lanzados por algunas revistas a finales de los noventa que indicaban el fin de la simulación han resultado ser falsos, como no podía ser de otro modo. Ha habido cambios, y habrá más cambios, pero la razón es muy sencilla: reorganización y redirección de los objetivos de las empresas desarrolladoras y de los aficionados, en busca de más calidad y menos cantidad. Actualmente, y hablando como hemos dicho de simulación militar, el panorama es bastante reducido, pero ni mucho menos desolador. Es muy curioso ver cómo se sigue insistiendo por parte de algunos que los simuladores son videojuegos, pero nadie los trata como tales. Ni la mayoría de los aficionados, ni las desarrolladoras, ni la industria del videojuego digamos “clásico”, ni las revistas especializadas en videojuegos, sean en papel u online, ni las revistas especializadas en aeronáutica, que simplemente no suelen tocar el tema. Básicamente la simulación ha desaparecido de los medios generalistas, o contiene menciones muy menores, con alguna excepción muy concreta. Quedan unas pocas páginas y agrupaciones para dar información sobre estos temas.Pero el panorama no es malo, aunque no sea espectacular. Simplemente con lo que aportan DCS: Blackshark y Storm of War: Battle of Britain, la simulación tiene garantizado un futuro prometedor. Siempre por supuesto hablando de simulación militar, porque en el mundo civil, Flight Simulator y X-Plane son sólo dos productos, pero con ambos el aficionado tiene asegurados años y años de entretenimiento, además de que son dos productos sólidos y con un gran futuro, constantes mejoras (especialmente X-Plane) y con gran cantidad de “addons” (especialmente Flight Simulator).La mejor cosecha de la historia.Los pocos simuladores que se encuentran activos gozan de una gran fama entre los aficionados y de muchos seguidores. Podemos hablar de productos que hoy en día gozan de buena salud, como son Falcon 4 en sus diferentes variantes, Lock On: Modern Air Combat (LOMAC), IL2 Sturmovik: 1946, la saga de los Strike Fighters/WoV/WoE/WoI, Enemy Engaged: Comanche Versus Hokum (EECH), Wings of Victory, entre otros, todos ellos con su legión de parches y mods. Otros títulos han ido cayendo, como la saga Combat Flight Simulator de Microsoft, empresa que abandonó estos simuladores a la vez que los aficionados se pasaban al muy superior IL2 Sturmovik y sus continuaciones, hasta llegar al fantástico IL2 1946. También quedan restos de títulos como el F/A-18 de Janes con sus parches, y algunos otros títulos que más o menos sobreviven de alguna forma. Y restos de otros productos. Pero la atención se centra actualmente en LOMAC, Falcon 4, IL2 1946, y en menor medida EECH y saga Strike Fighters, y poco más, como veremos a continuación.DCS: Blackshark y Storm of War: Battle of Britain.Con Blackshark y Battle of Britain, los títulos antes comentados a los que sustituyen, vamos a disponer de dos “bombazos” como nunca antes se había visto. Sus antecesores, LOMAC y saga IL2, no desaparecerán, al menos durante algunos años. Los aficionados de la saga IL2 pasarán al Battle of Britain pero de forma escalonada, tanto por la necesidad de un PC potente, como por la gran cantidad de aviones y escenarios de la saga IL2 y las muchas actividades que hay alrededor de este simulador. Respecto a Blackshark, todavía es más claro que el paso será bastante lento, porque muchos aficionados no están interesados, o solo levemente, en volar helicópteros de combate. Sí comenzará en serio la migración cuando aparezcan el avión de ataque A-10 Warthog y otros aviones, como el F-16C, el F-15C, o el Su-27, entre otros que ya se anuncian. DCS: Blackshark va a imponer además un nivel de complejidad similar, cuando no superior, al de Openfalcon, una conocida versión “underground” de Falcon 4, lo cual restará algunos aficionados ávidos del gatillo fácil, pero atraerá a otro público que desea un realismo extremo. En general, parece que casi todo el mundo podrá disfrutar de vuelos virtuales ajustados a sus gustos personales. Battle of Britain nos va a traer unos warbirds de los años treinta y cuarenta a los que según parece sólo les faltará el olor a gasolina, porque en cuanto a cabinas, diseño, y modelos de vuelo, tendremos la impresión de estar volando los auténticos Spitfire, Bf-109, y otros aviones de la época, con la cambiante climatología de la zona del Canal de la Mancha, y con una física y unos daños que nos harán sacar lo mejor como pilotos de combate. No se está dejando detalle sin representar, y podremos observar hasta el último tornillo de los aviones. Un simulador que va a dar muchísimo que hablar. ¿Qué hay del resto de opciones disponibles? Vamos a verlo.Fighter Operations.Este título, desarrollado por la “empresa” XSI, es un “simulador” al que venimos siguiendo la pista desde sus orígenes. Ya hemos hablado en otras ocasiones del nacimiento de este “producto”. Básicamente, cuando en 2004 G2 Interactive está a punto de sacar a la venta Falcon 4: Operation Infinite Resolve, que contemplaba mejoras del Falcon 4 original y el avión de ataque A-10, hubo un desacuerdo entre la propia G2 Interactive y ATARI, propietaria de la licencia. Esto llevó a que, finalmente, el título no saliera a la venta. G2 Interactive lanzó entonces una campaña para promocionar un nuevo desarrollo, creado de cero, que iba a ser revolucionario, y que iba a dejar atrás a cualquier otro simulador en cuanto a realismo, incluyendo a Falcon 4. Puedes ver noticias de esa época en nuestro archivo de noticiasxxx, y concretamente las intencionesxxx de cómo iba a ser el simulador en este enlace.Posteriormente a esta gran explosión de ideas y buenos propósitos, la empresa G2 Interactive desaparece al cabo de pocos meses del proyecto, y aparece otra llamada XSI. Todo esto envuelto en misterios sobre quién desarrolla el simulador, qué cambios va a producir esta nueva situación, y qué nuevas fechas se establecen. Pensemos que se suponía que en una fecha como diciembre de 2004 habría ya una primera versión básica del simulador, que se iría posteriormente mejorando.Se crea entonces lo que se dio en llamar el “Área 51”, una zona de la web a la que sólo es posible acceder mediante el pago de 25 dólares. El pago permite observar imágenes y otros elementos del desarrollo antes que sean accesibles a los aficionados en general. También permite obtener el rango de “coronel” en el foro. La razón del pago es sufragar en parte el coste del desarrollo del simulador, teniendo de ese modo un estatus superior mediante el acceso a la comentada Área 51. Esto ocurre a principios de 2005. Y, desde entonces, ninguna novedad. Sólo unas cuantas imágenes, algún vídeo en movimiento que se demostró estaba desarrollado con software de terceros, y algún audio de sonido de los que se pueden encontrar a miles en Internet. Y un reciente vídeo que muestra un terreno interesante a gran altura y dos T-38 Talon volando con más torpeza que un pingüino en una exhibición de karate. Y nada más. Mucha imagen y más imagen de unos modelos que, si bien hace cuatro años podían ser espectaculares, hoy pueden verse en otros simuladores que ya están en el mercado, o que van a estarlo dentro de poco tiempo.Curiosamente, se sigue dejando claro que la primera versión del simulador simplemente incorporará el entrenamiento del piloto en la base de Nellis, Nevada, USA, a bordo del ya mencionado Northrop T-38 Talon. Y se sigue indicando que posteriormente se irán completando nuevos escenarios y aviones.Cada cual es libre para sacar sus conclusiones. Algunos compañeros del Escuadrón 69 se muestran optimistas con las últimas imágenes y vídeo, y otros simplemente han olvidado ya hace tiempo el simulador. A nosotros nos parece un despropósito que un producto se alargue tanto, tenga tantas muestras de imágenes estáticas, y que cuando aparece algo en movimiento se demuestre que es falso o simplemente una demostración tecnológica. Mientras tanto, la gente espera y espera la salida de este simulador. Cuando esté publicado y a la venta opinaremos cómo es; de momento, sólo podemos decir que se ha llegado a un punto en el que seguir el “desarrollo” de este simulador es más un deporte y una curiosidad que un interés real en el producto y en su futuro. Por qué dedicamos tiempo y esfuerzo a seguir este “desarrollo” es uno de esos misterios que tratamos de explicarnos cada día. Pero mientras haya noticias, seguiremos informando.Rise of Flight (antes Knights of the Sky).Somos muchos los aficionados los que disfrutamos en su tiempo con simuladores como Red Baron y Red Baron 3D, donde podíamos recrear los combates de los años dorados de la aviación. Volar en aquellos cacharros de madera y tela de la Primera Guerra Mundial como el Camel o el DR-1 es divertido, desafiante, y muy complicado. Recordemos que la vida media de un piloto en 1917 era de quince días. Cualquier picado o maniobra un poco exagerada significaba en muchos casos ir perdiendo piezas de la aeronave, cuando no ver cómo se desmontaba literalmente.Hace ya un tiempo, un equipo de desarrollo ruso (cómo no) anunció Knights of the Sky, un simulador basado en aquellos años de la naciente aviación de combate, que presentaba unas características y aspecto impresionantes. De algún modo se podía ver como un Battle of Britain pero de la Primera Guerra Mundial. Con gráficos de muy buena resolución, texturas con muchos detalles, y aspectos avanzados como autosombras y otros efectos, también disponía de una aerodinámica muy realista, con ejemplos de cómo el aire afectaba a las estructuras de la aeronave mediante unos “globos” u objetos que permitían ver el flujo del aire sobre el intradós y el extradós del ala y de la célula. Otros vídeos mostraban unos gráficos realistas y diseños de aeronaves de la época muy fielmente representados. Lamentablemente la web oficial sigue desde hace tiempo completamente parada, y, en espera de ver qué sucede, no sería raro que este proyecto acabase, como otros, en el olvido. Esperemos que no sea así, porque el aspecto era realmente prometedor.Jet Thunder, simulador de las Malvinas.Este proyecto se encuentra actualmente en desarrollo y, aunque avanza poco a poco, sigue adelante. Hay que tener en cuenta que detrás de este trabajo no hay una empresa ni unas inversiones que le permitan ponerlo a punto como en otros productos. La razón básica de su lentitud estriba precisamente en los modestos medios que se emplean. Sin embargo, tecnológicamente el simulador presenta un aspecto muy bueno, que promete recrear de forma fidedigna la compleja guerra de las Malvinas de 1982, que empezó cuando Argentina invadió las islas de soberanía inglesa conocidas como Malvinas en la propia Argentina, y como Falklands en Reino Unido. La guerra tuvo en la aviación un elemento fundamental, tanto por parte de la aviación argentina desde bases en tierra, como desde los portaaviones con “sky jump” ingleses con los conocidos Harrier de despegue vertical, que tuvieron una actuación superior a las expectativas que muchos daban a este avión. Sin duda es un escenario muy interesante para recrear en un simulador. Disponemos de una entrevista, realizada hace unos meses, donde se dan cuenta de los detalles principales que tendrá este desarrollo, que esperamos poder ver acabado, y que sin duda permitirán recrear unas batallas, como se dice ahora, de tipo “disimilar”, en donde cada parte tendrá que aprovechar las características de sus aeronaves de la mejor forma posible.Falcon 4: Allied Force, Openfalcon, Freefalcon.Hace poco se informó que la nueva versión de Openfalcon 4.6 quedaba sin terminar, y el equipo de trabajo abandonaba las modificaciones de este longevo simulador, lo cual se suma al parón de la versión “legal”, llamada Falcon 4: Allied Force. Recordemos un poco la historia: en 1998 aparece Falcon 4, y a partir de la salida del equipo de desarrollo, proliferan diversas versiones no oficiales del simulador. En 2005 aparece Falcon 4: Allied Force desarrollado por la empresa Lead Pursuit, que prometía ser el primer paso de una nueva saga de este simulador, y que ha quedado en un sistema con las mejoras del equipo F4UT que por aquel tiempo realizó mejoras importantes al simulador. Desgraciadamente no hay continuidad en el desarrollo legal de Falcon 4: Allied Force, algo que ha sorprendido a propios y extraños, que esperaban que el antiguo equipo del F4UT siguiese adelante mejorando este simulador, o anunciando otro nuevo mejorado, o ambas cosas. Pero no hay noticias y todo parece completamente parado. Mientras tanto, un grupo de aficionados crea Openfalcon, que con su versión 4.5 consigue un gran realismo, muy mejorado respecto a Falcon 4: Allied Force, excepto en el modo online que es más limitado. Pero por razones diversas Openfalcon desaparece, y junto al silencio de Lead Pursuit, parece que entierra cualquier esperanza de continuidad. Sin embargo, ya hemos vivido esta situación muchas otras veces, y siempre Falcon 4 ha reaparecido y seguido adelante. No creemos que ahora vaya a ser distinto. Ya se prepara Freefalcon 5, de otro grupo de trabajo, que continuaría con la sagaxxxx.Y es posible que en el momento de escribir estas líneas otros equipos estén ya preparando el relevo de Openfalcon como líderes de desarrollo de Falcon 4. Creemos que a Falcon 4 le quedan muchos años de vida, aunque sin duda su momento llegará cuando, por fin, se libere su código, hecho que debería de ocurrir ya. Creemos que ha llegado la hora de salir del mundo “underground” en el que se mueven estos equipos de desarrollo no oficiales, y poder trabajar libremente con una licencia al estilo GNU/GPL. Esperemos que así sea.Lock On: Modern Air Combat (LOMAC) e IL2 Sturmovik: 1946.Como comentábamos al principio de este artículo, tanto LOMAC como la saga IL2 van a ser sustituidos por DCS: Blackshark y Storm of War: Battle of Britain respectivamente. Sin embargo, tanto LOMAC como 1946 parecen tener asegurada una vida durante varios años. Con respecto a LOMAC, se prepara un nuevo parche con varias mejoras, y se tiene el compromiso de la desarrolladora Eagle Dynamics de continuar manteniendo este simulador. No sabemos si se incluirá nuevo material, pero está claro que Eagle Dynamics conoce y reconoce la gran cantidad de seguidores que tiene, y sabe que es importante cuidar su simulador durante un tiempo. Es una pena que el hacha de Ubi Soft haya cortado muchas posibilidades de posteriores desarrollos de LOMAC, pero no se puede esperar nada más de la empresa francesa; Ubi ni sabe lo que es la simulación de alto nivel ni le importa, excepto si es para frenar nuevos desarrollos. Curiosamente sigue dando soporte a la saga IL2 y al futuro Battle of Britain, aunque aparecen rumores de ruptura cada tres o cuatro meses. Por nuestra parte creemos que, cuanto antes se rompa el acuerdo, antes saldremos ganando los aficionados. Ahora la pregunta es cuánto tiempo tardará Ubi Soft en sacar Battle of Britain en España una vez se publique en el resto de Europa, si es que llegan a sacarlo. Vista la experiencia con IL2 1946 y la falta total de respeto a los aficionados españoles, que nos dejaron un año sin simulador y sin contestar a muchas de nuestras preguntas, mucho nos tememos que nos encontraremos con una situación similar. Por supuesto, esperamos estar totalmente equivocados, ojalá sea así. Desde aquí queremos rogarle a Ubi que, para la salida del nuevo simulador de Maddox, tenga en cuenta a los aficionados españoles y no retrase su salida con respecto al resto de Europa. Le estaremos eternamente agradecidos.Por su parte, Oleg Maddox pretende dejar a terceros la posibilidad de nuevos desarrollos para IL2 1946, incluyendo el poder introducir nuevos aviones, siempre bajo el control y el visto bueno de la desarrolladora oficial. No sabemos si esto significa que podríamos ver versiones mejoradas de aviones americanos como el P-51 Mustang, o nuevos aviones volables como el muy deseado B-29, entre otros. En cualquier caso, al IL2 1946 le queda mucha, pero que mucha vida todavía. Battle of Britain comenzará con muy pocos aviones y un escenario muy detallado pero pequeño, representando el Canal de la Mancha, la coste noroeste de francia y la costa sureste de Inglaterra hasta más allá de Londres (por cierto, veremos coches circulando por Londres). Por ello, IL2 1946 seguirá siendo el simulador de muchas horas de vuelo entre los aficionados.IL2 Sturmovik: Birds of Prey.Justo cuando íbamos a publicar este anuncio se han mostrado las primeras imágenes de IL2 Sturmovik: Birds of Prey, un desarrollo de terceros basado en IL2 Sturmovik: 1946 pero que será ejecutado en consolas, concretamente en la XBOX 360, Playstation 3, PSP, y Nintendo DS. Aunque el motor gráfico está bastante mejorado y es incluso espectacular, el modelo de vuelo y complejidad del simulador se ha recortado para hacerlo apto en este tipo de arquitecturas y teniendo en cuenta el público objetivo, con funciones adaptadas al clásico pad. Aunque se indica que habrá un nivel arcade y otro de mayor dificultad, mucho nos tememos que se refieran a los mismos parámetros que ya hemos visto en otros simuladores como los Ace Combat de PS2 y XBOX. Es evidente que alguien tenía que explotar el cada vez más triunfante mundo de las consolas, y los desarrolladores parten con un código ya operativo que deben adaptar, mientras que Oleg Maddox saca unas comisiones por el uso de su código. El hecho de que haya distintos equipos según la plataforma asegura que habrá bastante disparidad entre unos acabados y otros. En todo caso lo probaremos en su versión de PS3 cuando aparezca en el mercado a lo largo de 2009.Enemy Engaged: Comanche Versus Hokum (EECH).Suele hablarse de este longevo simulador con este nombre, aunque hay que recordar que aparecieron dos versiones, siendo la otra Enemy Engaged: Apache Versus Havok (EEAH), con lo cual tenemos EECH/EEAH. Estos dos simuladores se pueden unir en un sólo producto para volar el AH-64 Apache, el Kamov Ka-50 Hokum, el RAH-66 Comanche, y el MIL MI-28 Havok. Todo esto sería muy interesante, pero muy pasado tecnológicamente, si no fuera por los parches y mods que han ido apareciendo y que actualizan al simulador de forma muy similar a lo que ocurre con Falcon 4 y sus variantes. EECH tiene un buen grupo de aficionados, teniendo en cuenta por supuesto que los helos no tienen tantos seguidores como las aeronaves de ala fija. Pero actualmente se sigue volando y disfrutando por quienes gustan de las alas rotatorias. Además, está siendo usado últimamente como entrenamiento básico para el próximo DCS: Blackshark.No parece que EECH vaya a desaparecer a corto plazo, porque su complejidad es media y accesible a muchos pilotos. Pero sin duda cuando en DCS: Blackshark aparezca, además del Kamov Ka-50, el AH-64 Apache, seguramente bastantes pilotos se verán atraídos a volar el famoso helo norteamericano, con un nivel de detalle impresionante. En todo caso, creemos que a EECH todavía le queda un tiempo de vida más o menos largo gracias a la implantación y al buen número de seguidores que tiene.Strike Fighters: Project 1 y derivados.Este proyecto es realmente curioso y llamativo en su nacimiento y desarrollo. Thirdwire creó un simulador de nivel de complejidad media basado en aviones  de los años sesenta y setenta, con unos gráficos bastante correctos y una presentación llamativa. Cuando Salió a la venta hace ya unos años, Strike Fighters tuvo, como ocurre tantas veces, un comienzo bastante catastrófico debido a innumerables bugs, que en Estados Unidos crearon debates y muchos problemas a la desarrolladora. Posteriormente aparecieron una serie de parches que estabilizaron el simulador y permitieron disfrutarlo como correspondía. Pero el secreto de Strike Fighters fue su modelo de desarrollo abierto, que permitía crear nuevos aviones y escenarios a terceros. A partir de esta premisa, que muchos reclaman para otros simuladores, Strike Fighters comenzó a disponer de un nutrido grupo de aficionados y webs dedicadas a este simulador. Posteriormente, Thirdwire sacó nuevos simuladores como son Wings over Vietnam, Wings over Europe, Wings over Israel, y una versión orientada a la Primera Guerra Mundialxxxxx. Todos estos simuladores, especialmente el Israel, presentan mejoras y además tienen cada poco tiempo añadidos de los aficionados. Esto ha creado un verdadero caos de versiones, parches y mods, pero también ha permitido que cualquiera pueda encontrar su avión preferido o su escenario favorito. El problema de todo ello es que hay que establecer un simulador y unos parches para el vuelo online, y es muy difícil llegar a un acuerdo. En esta idea se basan otras desarrolladoras como Oleg Maddox e Eagle Dynamics para llevar el control de nuevos elementos para sus simuladores. Probablemente, como todo en la vida, el equilibrio esté en el punto medio.Battle of Britain 2: Wings of Victory.No debe confundirse este simulador con Storm of War: Battle of Britain de Oleg Maddox. Wings of Victory es otro de esos productos que nace como resultado de un simulador anterior basado en la Batalla de Inglaterra, y que en sus primeras versiones tiene un aspecto interesante. Entonces, aparece el parche 2.05 xxxxxx con un impresionante manual, y los aficionados se quedan francamente asombrados de las muchas mejoras que ofrece. Con este parche, Wings of Victory es un simulador de una calidad realmente impresionante. Los aviones simulados son pocos (los habituales durante aquella batalla), pero con todo lujo de detalles y un modelo de vuelo que ya lo quisieran para sí otros simuladores, incluyendo la saga IL2. El sonido es fantástico, el arranque del avión igual al real, y los gráficos se encuentran muy mejorados. Además, las batallas implican docenas de aviones, recreando aquellos masivos combates del verano de 1940 sobre el Canal de la Mancha.Con la versión 2.06 aún se ha mejorado más este simulador, que sin duda es de lo mejor que podemos encontrar en aviones de la época de los cuarenta. Entonces ¿por qué no ha tenido un gran éxito? Bien, tiene sus seguidores, y sin duda hay mucha gente encantada con este simulador. Pero tiene un problema: no dispone de modo online. Hoy en día, no tener opción online supone, en el mejor de los casos, tener un simulador de gran calidad, pero al que le falta este elemento básico para su éxito masivo. De hecho el código para el online está hecho, pero no está depurado ni activado. No queremos decir que no merezca la pena disfrutar de Wings of Victory. Al contrario; este simulador se puede considerar como un imprescindible. Su batallas realistas, su gran modelo de vuelo (realmente bueno), sus grandes batallas, y la posibilidad de hacer de “general” gestionando las fuerzas aéreas de la RAF y la Luftwaffe, lo convierten en un clásico. Pero ¿dónde aparece en los foros de los aficionados? Casi siempre en una esquina. Y es una pena, pero es “lo que hay” como se dice vulgarmente. Wings of Victory es un producto que cualquier fan no debería dejar de probar, y hasta que tengamos en nuestros discos duros Battle of Britain de Maddox, es lo mejor en aviones de hélice de combate. Si algunos se quejan de los despegues en la saga IL2, tendrían que probar a despegar un Spitfire o un Bf-109 en Wings of Victory. Y para quienes presumen de ser expertos, Wings of Victory es una cura de humildad que nos recuerda que la aviación puede ser mucho más dura de lo que a veces nos hacen pensar nuestros simuladores estándar.777 Studios.777 Studios es una empresa recién creada que tuvo su aparición en SimHQ con una entrevista sobre las intenciones de creación de nuevos simuladores. En aquel momento se buscaban talentos para contratación, y se ofrecía una imagen realista de la complejidad de creación de simuladores. No en vano su director, xxxx, conoce el mundo con cierto detalle. Sin embargo, desde entonces no ha vuelto a haber ninguna información adicional en la web. Varios meses son ya los que han pasado con una página estática cuyos contenidos brillan por su ausencia. Si estamos frente a otro de los muchos fracasos en el mundo de la simulación es pronto para decirlo. Esperemos que no, pero de momento no hay visos de pensar en otra cosa más que en un nuevo intento fallido de algo que, desgraciadamente, se ha vuelto una rutina. Resumen.Quizás cuando alguna empresa de Europa o América quiera lanzarse de forma clara y definitiva al mundo de los simuladores, las empresas del este ya se hayan hecho con una buena parte del pastel. Es algo que venimos comentando desde hace tiempo, y que cada vez se está demostrando como más cierto. Los simuladores no son videojuegos al estilo de otros, y las técnicas de desarrollo para un videojuego estándar ya no valen para simuladores del nivel de Battle of Britain o DCS: Blackshark. Quien comprenda eso tendrá una oportunidad de entrar en el negocio. Quien no lo entienda, seguirá creando arcades de avioncitos y pensando que se les puede llamar simuladores. Podrán llamarlo así, pero los aficionados saben y tienen muy claro cuáles son las diferencias.DCS: Blackshark y Storm of War: Battle of Britain puede que no sean aclamados como otros títulos de XBOX 360 o de PS3, pero son dos simuladores con unas posibilidades asombrosas, que llevan un largo tiempo de un desarrollo cuidado al milímetro, y que, si no ocurre nada, van a marcar una nueva era en la simulación. Está claro que no serán portada de muchas revistas, pero los aficionados a los simuladores daremos muy buena cuenta de ellos. Porque, para aquellos que aman el vuelo y la emoción del combate aire-aire y aire-tierra, con Blackshark y Battle of Britain van a estar mucho más cerca que nunca de sentir lo que siente un piloto real. Allí estaremos para contarlo.

Sign in to follow this  


User Feedback

Recommended Comments

There are no comments to display.



Guest
Add a comment...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.