Gran colibrí

Miembros
  • Content count

    596
  • Joined

  • Last visited

2 Followers

About Gran colibrí

  • Rank
    Alférez E69

Profile Information

  • Gender
    Male

Otros campos

  • Controles
    Ninguno
  • Procedencia
    Ninguno
  • Escarapela
    Ninguno
  1. Durante esta campaña he estado un poco "disperso" y no he podido participar más que en el 25% de las misiones, y si llega. Pero en las que he estado presente he disfrutado de la ambientación, el formato de la campaña y el buen ambiente entre todos. Gracias Lezos y Pil por ser los artifices de esto. Y sí, nos veremos en Italia.
  2. Pues donde se tercie. A ver si en esta campaña puedo estar más presente. Pd: Gracias por el curro que te pegas Pil.
  3. Al hilo de lo mencionado más arriba sobre la puntuación, el número de pilotos en uno y otro bando, etc. Y desde la visión de un piloto azul, que ha pasado más tiempo en "Berlin" que en el frente Báltico (esto para los de verdad resultaba un chollo, pero para los que nos ponemos los "cascos" el bendito jueves resulta una faena), creo que en general la puntuación resulta correcta. En cuanto al tema de la asistencia pienso que forma parte del lote. Me explico: Me consta que a todo el mundo le apetece participar en la mayoria de las misiones, pero todos sabemos que a veces resulta complicado de cumplir ( familia, trabajo, otras actividades, ..., etc). El hecho de que en las diferentes misiones se den desequilibrios en la participación, creo que añade realidad a la campaña. En esta campaña ha coincidido que las mayores bajas se han producido en el bando azul, pero perfectamente se podria producir el efecto inverso en una fútura campaña manteniendo a los mismos pilotos en uno y otro bando. Como muy bien se dice más arriba, la penalización es no poder participar y leer dias más tarde, las aventuras de los compañeros en la misión. Saludos,
  4. :D Que cuatro minutos más intensos . Geramos, después de este torrente de humor, espero que no nos dejes con este vídeo y prosigas la saga. Lo dicho, gracias por las risas. Pd: Una pena que no me haya pasado más por la campaña. Me hago cargo del "cabreo" del "Gera".
  5. Creo que el fabricante de ese sillón se va a forrar.
  6. Sed bienvenidos ambos.
  7. ¡¡ Felices fiestas a todos !!
  8. Jocker, abrigate bien que por estos lares corre algo más de fresco que por las islas del Pacifico. Bienvenido.
  9. La misión promete, pero no podré
  10. Ayyyyy!. Algunos que no pueden olvidar como tuvieron que salir del pais hace dos siglos. En fin.
  11. Desde mi desconocimiento del funcionamiento del generador de misiones, pregunto: ¿La duración de la misión condiciona las distancias a objetivos? Esto viene a colación de que si la segunda misión arranca como el pasado jueves, a partir de las 00:00, para unos cuantos pilotos resulta un tanto tarde. Pudiendo darse descompensaciones en el número de pilotos de uno y otro bando.
  12. Bien pinta esto. De jabo o bomber y en donde se precise.
  13. El piloto que combatió contra los nazis junto a su osito de peluche Imagen de Stephen Beaumont y de su inseparable compañero de fatigas "Beaumont" Para entender la historia del teniente Stephen Beaumont y de su curiosa mascota es necesario viajar en el tiempo hasta julio de 1940, mes en que la temible Luftwaffe comenzó a bombardear Gran Bretaña como parte de una gigantesca operación ideada por Adolf Hitler para tomr las islas. Fue en ese momento cuando la RAF movilizó a sus pilotos para, en inferioridad de condiciones, combatir contra los cazas nazis y obligarles a retirarse hasta Alemania. Una tarea ardua en la que falleció hasta un 20% de los aviadores ingleses. Precisamente uno de aquellos valientes de la RAF era el teniente Stephen Beaumont quien, a los mandos de su Spitfire luchó en los cielos contra los pilotos de la Luftwaffe de forma valerosa. Sin embargo, además de por su pericia con los aviones, si por algo llamaba la atención este militar era porque siempre iba acompañado en su cabina de un curioso compañero, un osito de peluche con el escudo real y las letras AM (Ministerio del Aire) cosidas en su pecho. ¿La razón? Afirmaba que le traía suerte. Así debió ser, pues Stephen fue uno de los pilotos que sobrevivió a la contienda. Con todo, tanto él como el resto de sus compañeros entraron a formar parte de «Los pocos» (en alusión a la famosa frase que Churchill dijo sobre la RAF de «Nunca tantos debieron tanto a tan pocos»). Aquella contienda supuso todo un reto para los pilotos británicos, los cuales estaban sometidos a una gran tensión mental y dormían muy pocas horas debido a que tenían que estar siempre atentos a las emboscadas de la Luftwaffe. «De los 3.000 aviadores que sirvieron en este período, un sexto murieron en combate. Los objetos de peluche se convirtieron en mascotas populares que ayudaron a reforzar el valor y la voluntad de los hombres que participaron en un conflicto donde la supervivencia era una cuestión de suerte y de habilidad. En concreto, este oso acompañó al teniente, de 30 años, en multitud de sus misiones», explica, en declaraciones al «Daily Mail», un historiador local. Tras la Batalla de Inglaterra, «Beaumont» viajó junto a su dueño, recién ascendido a comandante de escuadrón, hasta la retaguardia. Y es que, allí Stephen se dedicó a entrenar a los pilotos más jóvenes, a los que enseñó a manejar los Spitfires y los Hurricanes, y formó parte del equipo que planificó la invasión de Normandía. Después de la guerra, el teniente –que era abogado antes de la guerra- regresó a su ciudad natal, donde se hizo forense y, en 1979, Sheriff. Finalmente, murió a los 87 años, aunque siempre guardó su preciado osito de peluche. Recientemente, la familia del piloto sacó a subasta al osito por un minimo de 10.000 libras en una conocida casa de subastas británica.